Benzema, conductor temerario reincidente

Cuando tuve la primera referencia sobre la noticia que acusaba a Benzema de haber cometido un delito contra la seguridad vial, me propuse no escribir nada sobre el tema porque respeto mucho a los lectores a los que les gusta el fútbol. Además, sé que criticar a un jugador del Real Madrid —o a uno del Barcelona— suele herir muchas susceptibilidades. De hecho, he estado leyendo unos cuantas intervenciones gloriosas en las redes sociales, tomándose todo lo sucedido a la tremenda. Como si esto fuese una parte más de la conjura antimadridista. Por eso, antes de continuar, les diré que, pese a que el fútbol actual me resulta un completo coñazo, si hay algún equipo con el que siempre me he sentido algo más identificado que con el resto ése ha sido el Real Madrid. Por eso creo que puedo opinar.
Benzema recogiendo un Audi RS5 - Foto: www.motorpasion.com
Benzema recogiendo un Audi RS5 – Foto: http://www.motorpasion.com

A pesar de que el comportamiento protagonizado por el futbolista me enojó bastante, opté por el silencio. Sin embargo, ayer leí que en varios diarios franceses se acusa a la judicatura española de intentar favorecer a la selección española citando a Karim Benzema a juicio el mismo día en el que ha sido convocado por la selección francesa para jugar contra España. Y eso ha sido demasiado para mi cuerpo.

En varias ocasiones he hecho referencia a la falta de educación vial que hay en España. No existe ejemplaridad, ya que generalmente las sanciones se fundamentan en objetivos recaudatorios, olvidando casi siempre la función punitiva de las penas, así como su labor reeducadora. Tengo muy claro que penalmente no se debe equiparar a Karim Benzema con un asesino de masas, pero tampoco se puede ir de rositas tras una infracción tan grave como la que ha cometido. Porque, por mucho Audi RS5 que llevara, la M-40 no es una vía adecuada para circular a 216 kilómetros por hora. Si peligroso es transitar a esa velocidad, aún lo es más si cabe si se hace “picado” con un Porsche. Como encima a eso le unamos que, por lo que explicaré más adelante, el muchacho no es un portento de la conducción precisamente, la situación habría requerido una detención inmediata por parte de la Guardia Civil. No lo hicieron porque, según ha manifestado un portavoz, perseguirle habría incrementado todavía más la situación de peligro. Sobre esto no tengo más que decir.

Los corifeos de costumbre, aquellos que piensan que los grandes jugadores de fútbol son seres especiales que están por encima del bien y del mal, han tratado de defenderle diciendo que al no existir reincidencia no se le debe aplicar pena de cárcel (el delito que se le imputa puede acarrear de tres a seis meses de prisión). Algo que no es cierto ya que el infractor se ha visto implicado en otros episodios similares de conducción temeraria. Como reflejan distintos medios de comunicación, el futbolista fue multado en junio de 2011 con 250 euros en Ibiza cuando participaba en una carrera ilegal pilotando un Porsche. Por no hablar de los incidentes a bordo de un Audi Q7 en 2009 cuando se golpeó contra un árbol, o al dejar siniestro total ese mismo año un Lamborghini en la Isla Reunión. Aunque no tiene mucho que ver con la temática de este blog, el futbolista también está pendiente de juicio por prostitución de menores. Todo un “santito” el chaval.

Otra institución que debería ser más ejemplar es el Real Madrid, que de momento no piensa castigar ni expedientar de ninguna forma a la estrella. Hay que tener en cuenta que este tipo de clubs están más que acostumbrados a lidiar, consentir y fomentar los desmanes de niñatos de ego frágil a los que tapan la boca y los bolsillos a base de llenárselos de billetes. Como contrapartida, los máximos responsables de esos equipos también se cubren los ojos con la pasta que generan esos mismos jóvenes insensatos para no ver la realidad de sus desmanes.

Por otra parte, este tipo de acontecimientos, en mi opinión, generan un gran impacto negativo en la imagen de los patrocinadores como Audi. Pese a que muchos crean que es bueno que se hable de uno incluso aunque sea mal, los que ceden gratuitamente el uso de sus coches con la intención de mejorar su imagen de marca deberían valorar si realmente les interesa que un imprudente conduzca sus modelos en carreras ilegales, exceda todos los límites legales establecidos y se vea envuelto en “misteriosos” e “inexplicables” accidentes.

Pero lo más importante es el pésimo ejemplo que se está dando ante la opinión pública. Cuando una figura de tanto relumbrón, mediante un comportamiento irresponsable y reiterado, se empeña en incumplir las leyes españolas de seguridad vial está mandando la clara señal a mucha gente de que sale barato ser infractor de tráfico. Para alguien que gana millones de euros al año, una multa de 146.000 euros —la pena máxima— no es más que una pequeña propinilla. Y eso es lo que muchos descerebrados perciben. De ese modo, no sólo Benzema continuará metiéndose en líos, sino que muchos imitadores con menos recursos económicos y tan carentes de luces como el jugador francés seguirán convirtiéndose en una amenaza constante para todos los que salimos en automóvil a diario. Debido a su elevada peligrosidad social, el estado debería articular herramientas eficaces para que estos comportamientos cada vez se repitan menos.

Anuncios

2 comentarios sobre “Benzema, conductor temerario reincidente

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Acostumbro cada noche buscar articulos para pasar un buen rato leyendo y de esta forma he encontrado vuestro articulo. La verdad me ha gustado la web y pienso volver para seguir pasando buenos ratos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s