Audrey Hepburn en un coche

Los lectores recordarán que hace unos meses dediqué un artículo a una preciosa foto de Catherine Deneuve en el interior de un coche. Siguiendo la estela de aquel post que fue del agrado de cinéfilos y amantes de los automóviles en general, hoy traigo a Wanderer75 un par de instantáneas muy similares, pero esta vez dedicadas a Audrey Hepburn. Pasen y vean.

Audrey Hepburn en el rodaje de Sabrina
Audrey Hepburn en el rodaje de Sabrina

No es la primera vez que escribo en este blog sobre Audrey Hepburn. Pero esta vez lo voy a hacer desde un punto de vista más personal. A pesar de sus muchos complejos —por carecer de pecho, por considerar que sus pies eran desproporcionados, por creerse excesivamente delgaducha, o por pensar que tenía la nariz demasiado grande—, Audrey Hepburn se ha convertido en uno de los iconos de la belleza actual. En mi opinión, su imagen tras el escaparate de la joyería Tiffany, con la nariz pegada al cristal, es ya una estampa tan famosa como las serigrafías en serie de Marilyn Monroe realizadas por Andi Warhol. Pero es un icono de la modernidad del siglo XXI, y no tanto de los años cincuenta y sesenta de la pasada centuria. Por lo que tengo entendido, aunque era considerada una mujer elegante y bella, en su época se la tenía por una “girl next door”, una chica normal y corriente, de belleza sencilla poco llamativa, de la que cualquiera podría enamorarse fácilmente.

No ha sido hasta nuestra época cuando su estilo se ha convertido en icono de la elegancia actual. Es curioso que una mujer inmortalizada en películas e imágenes de hace más de cuarenta años, sea el ejemplo que muchas jóvenes (y no tan jóvenes) desean seguir. Porque para las mujeres de hoy en día, Audrey Hepburn es una de las más admiradas por su distinción y belleza. Se trata de un modelo femenino mucho más del gusto actual, que ha impuesto un tipo de mujer sin formas ni curvas, famélica hasta parecer enferma.

Respecto al tema de su delgadez extrema, hay que puntualizar que Audrey Hepburn sufrió innumerables penalidades durante la Segunda Guerra Mundial, entre los que destacan un proceso de desnutrición que a punto estuvo de acabar con su vida. Aquel drama hizo que arrastrase durante el resto de su vida una apariencia escuálida y frágil. Algo sobre lo que deberían meditar muchas de las chicas que coquetean con la anorexia simplemente porque quieren parecerse a sus ídolos.

Las fotografías que motivan este artículo pertenecen al rodaje de la película Sabrina. En ella, Audrey Hepburn interpreta a Sabrina, la hija de un chófer que trabaja para unos millonarios americanos. La joven está enamorada del hijo pequeño de los dueños de la casa y la familia cree que lo mejor es mandarla a París para que se forme en una escuela de cocina. A su regreso, ya no es la niña que se marchó a estudiar, sino una sofisticada y expresiva dama que vuelve locos a todos los caballeros de la familia.

Audrey Hepburn entrando en un coche - Foto: www.dtlux.com
Audrey Hepburn entrando en un coche – Foto: http://www.dtlux.com

Las tres fotos que ilustran este post se tomaron en ese rodaje. He de recalcar, a modo de glosa, que me gustan mucho este tipo de composiciones en las que la actriz está dentro de un vehículo, con la cabeza sacada por la ventanilla y el fotógrafo la toma desde fuera. De hecho, podemos ver otra, seguramente previa a la que nos ocupa, en la que otro fotógrafo espera a la actriz en el interior del coche para retratarla de un modo más natural según entra y se acomoda.

En la primera de las tomas (realizada por Dennis Stock y que aparece al inicio del artículo), Sabrina tiene un aspecto infantil y tímido. Seguramente pertenezca al momento en el que todavía no se ha marchado a París. Parece que está presa de sus ensoñaciones, de sus fantasías de amor por David (William Holden), el hijo pequeño de los dueños, del que está secretamente enamorada. Y una de las cosas que más destacan es su mirada ilusionada pero introvertida. Parece que los ojos, que miran al suelo con recato, le brillan de emoción y, aunque podría ser el momento en el que se marcha a Europa para vivir nuevas y excitantes experiencias, y se siente triste por alejarse de la gente a la que quiere, no puede evitar esbozar la leve sonrisa de una mujer feliz e ilusionada ante su futuro.

Audrey Hepburn con Humphrey Bogart en un coche - Foto: http://letmeshowyouwhatisee.blogspot.com.es
Audrey Hepburn con Humphrey Bogart en un coche – Foto: http://letmeshowyouwhatisee.blogspot.com.es

En la segunda de las fotografías, captada por Bob Willoughby mientras la estrella se montaba en una limusina de la Paramount, podemos verla mucho más natural, al final de un día de rodaje, cuando se alejaba de los focos y la tensión. Y en la tercera podemos ver a Audrey con Humphrey Bogart a bordo de un Nash Healey descapotable, en el que Hepburn aprovecha uno de los típicos recesos del rodaje para retocarse el maquillaje.

Anuncios

3 comentarios sobre “Audrey Hepburn en un coche

  1. Pingback: Bitacoras.com
    1. Así es, Xavi. Hoy en día, tanto en cine como en fotografía, cuando se busca una mayor expresividad o se trata de retratar escenas más intensas de lo normal se suele recurrir al blanco y negro. Imagínate cualquier película de cine negro de James Cagney o Eduard G.Robinson en color. Estoy seguro que perderían mucha intensidad (siempre he pensado que L.A. Confidential tendría que haberse rodado en blanco y negro). O películas más modernas como la Lista de Schindler.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s